Ser personas y no individuos

¿POR QUÉ DEBEMOS SER PERSONAS Y NO INDIVIDUOS?

Por Juan Pablo Álvarez

Persona desde un punto de vista etimológico proviene de “persono” proveniente de “personare” cuyo significado hacer sonar la voz acción para hacerse oír.
Individuo proviene del griego cuyo significado es átomo tanto para los romanos como los griegos no era sinónimo de persona con lo cual las leyes a aplicar eran diferentes.
La filosofía griega desconocía casi por completo el hombre como persona, para los griegos el hombre era considerado como un ser objetivo individual, unido a la noción de sustancia y, por tanto, a la de cosa; los griegos podían denominar prósopon tanto a un hombre como a una mesa, es decir, se refería a cualquier realidad individual. Cuando decimos un individuo, es caer en la indistinción y en lo puramente numérico como en anteriores épocas. Debemos considerar que cada persona es única e inutilizable por ser su singularidad única, insustituible y no intercambiable.
Cuando decimos persona hablamos de un ser con su capacidad de autor reflexión, que es consciente de sus limitaciones y responsabilidades, que es capaz de analizar cada uno de sus actos para buscar camino de la verdad y la felicidad y además hace sonar su voz para hacerse oír.
Uno de los autores fundamentales a la hora de definir el concepto de persona es Boecio. Su teoría acerca del concepto es la más aceptada hoy en día. Exponía que una persona es naturae rationalis individua substantia. Es decir es de naturaleza racional y es la razón lo que le sirve para demostrar su esencia individual, esto da a entender que antes de ser un ser sociable, el individuo es persona, libre y con capacidad de razonar y decidir sobre sus actos.
La persona es más que un individuo la persona debe además hacer sonar su voz. Ser persona significa tener una particular dignidad; todos los seres humanos, por ser personas, son iguales. La palabra persona tiene por sí misma la carga ideológica de querer denotar una igualdad radical entre hombre y mujer.
Resumiendo la persona es un fin en sí mismo dotado de una total de soberanía y, por tanto, jamás debe ser tratada como un medio.
La persona no es un ser que esta solo, es siempre un ser unido con los demás y por tanto lucha por él y por los demás.
No hay varón ni mujer solo hay persona.
Las personas debemos recordar constantemente a los gobernantes que el Estado no otorga sino que debe sustituir por: reconoce. No debemos olvidar que son las personas los que conforman el Estado y no los gobernantes.
Esto nos permite ver el cúmulo de contenidos éticos, jurídicos y políticos que hoy en día no se cumplen en los países, porque los gobernantes, tienden a pretender que únicamente se gobierne apegados a las leyes del individuo y no a la de la persona.
¿Cómo unimos un concepto moral tenga fuerza jurídica, cuál es, en definitiva, el punto de equilibrio de estas dos acepciones?
Son los derechos humanos. Estos, precisamente, son la concreción explícita y con pretensiones universales de la dignidad de la persona.
Declaración Universal de los Derechos Humanos.
Existe una responsabilidad social de todos frente a todos necesaria y útil para proteger los derechos humanos a nivel internacional.
Tu Puedes Hacer que los Derechos Humanos se Cumplan.

Artículos y Vídeos de Juan Pablo Álvarez

Deja un comentario