EL LIBRO DE PAPEL... ¿DINOSAURIO DEL SIGLO XXI?

Por Juan Pablo Álvarez

el libro de papel
El libro, estimado lector, se ha transformado con el tiempo, no siempre existió en el formato que conocemos actualmente. Haga memoria y verá que la antigua biblioteca de Alejandría estaba formada por pergaminos enrollados como la Torah o el Talmud, que son largas tiras con texto entre dos rodillos y siguen siendo libros.
Antes de éstos, los romanos escribían en tabletas de cera o arcilla, los egipcios en las paredes de sus edificios y los griegos compartían sus libros como La Ilíada por tradición oral. En Mesoamérica inventan su propio papel en otro textil vegetal, el amate, donde se escribieron nuestros ancestros americanos así se fue modificando hasta llegar al libro de papel actual.
Supongo que muchos de ellos, no concebían que pudiera haber otros formatos de libros que no fueran como los que usaban, en definitiva se guiaban por un prejuicio muy común hoy en día, no darse cuenta que poner puertas al campo es imposible.
Le recomiendo tenga la edad que tenga en aprender a manejar y utilizar los soportes en los medios digitales.
No se ancle en el pasado, si no quiere llegar a ser un analfabeto funcional
Si no valora estas nuevas tecnologías, si no las aprende y maneja no mejorara su vida. Veamos un ejemplo: La tecnología multimedia.
El término “multimedia” , si la desglosamos una es “multi” que significa varios y “media” que procede del término medio, la palabra entera nos indica que ella ,hace referencia a la utilización de diferentes medios cuando se desea comunicar algo.
Este concepto actualmente es muy utilizado en las tecnologías avanzadas, todas ellas en definitiva son capaces de emitir sonidos, textos, imágenes, animación creando sensaciones y emociones, el libro en formato flipbook o pasa página es uno de ellos.
Si usted escudriña un poco este concepto no es nuevo, las personas los sentidos los venimos utilizando hace muchísimos años, cuando nos expresarnos en una conversación emitimos sonidos, cuando escribimos creamos textos y cuando observamos a nuestro interlocutor creamos imágenes y si accionamos el cuerpo con gestos y movimientos equivale a la animación del video, es decir nos ayudan a sentir sensaciones y emociones.
La tecnología avanza a pasos agigantados para que a sintamos esas emociones.
Cuando leemos un libro digital flipbook en un ordenador o en cualquier otro dispositivo digital como tabletas, teléfono, e-readers etc., el flipbook combina e incorpora adecuadamente algunos de los sentidos que antes mencionamos.
Esta tecnología no han llegado aún a conjugar todos los sentidos humanos, aun les falta el correspondiente al sentido del olfato, el tacto y el gusto,aunque ya se anda en ello, una de ellas el olfato podría añadirse a la lista antes mencionada por un proyecto llevado a cabo científicos en la Universidad de Harvard dirigidos por David Edwards han creado una aplicación que capta olores, fotografiar objetos y etiquetarlos con apuntes descriptivos sobre el aroma, que el usuario puede escoger entre más de 3.000 olores.
Una vez que el usuario ha elegido una fotografía o un objeto de la misma mediante un conjunto de aromas, esta se envía a través de la aplicación digital, y el usuario del dispositivo podrá oler la fragancia que han configurado para él,en cualquier parte del mundo.
Esta aplicación multimedia es muy nueva, aunque no es la primera vez que intenta incorporar el mundo de los aromas a las nuevas tecnologías, una tarea hasta ahora sin éxito.
Estos libros digitales multimedia hacen que las personas sientan esas emociones, por lo que se mejora notablemente la atención, la compresión, la satisfacción y relajación al leer el contenido del libro, que se acerca más a la manera habitual en que las personas nos comunicamos.
Los libros clásicos de papel cada día son más caros, los árboles cada vez más escasos y el mundo cada vez más digital. En este contexto nacen los diferentes formatos de libros electrónicos.
Uno de ellos en especial es el denominado flip book o pasa página, imita hasta el sonido del papel al pasar la hoja en un libro de papel clásico, otro formato es el e-book, todos estos libros que en lugar de imprimirse en papel, se guardan en un archivo o se almacenan en pequeños dispositivos como los USB pendrive y que se puede leer en los dispositivos como el ordenador, Tablet, teléfonos y en dispositivos de lectura denominados en e-Readers, ganan en ventajas de una forma abrumadora al libro de formato de papel, ahora mismo con la aparición de estos libros digitales e interactivos, la presencia del papel en las aulas está disminuyendo a pasos agigantados.
Los libros interactivos, digitales, son ya una realidad, se profetiza que están dejando sin futuro a los libros en formato papel, que tiene los años contados.
¿Entonces el libro de papel es una especie a extinguir? ¿Son los dinosaurios del siglo XXI? ¿O NO?
Según diversos estudios científicos, la lectura de textos impresos permite concentrarse más a las personas y hacen que recuerden mejor lo que se ha leído. Por otra parte, la lectura de un texto impreso en papel parece tener efectos distintos que si la lectura se realiza desde una pantalla, incluso a los nativos digitales, pues las pantallas son más exigentes cognitiva y físicamente que el papel. El desplazamiento exige un esfuerzo consciente constante, las pantallas LCD en tabletas y laptops pueden tensar los ojos y causar dolores de cabeza al iluminar directamente el rostro de las personas, los lectores en si mismos son demasiado molestos. Además, al cerebro, le resulta más fácil elaborar mapas mentales al leer textos impresos que los digitales, ya que así puede obtener una idea de conjunto a través de los sentidos.
Siguiendo a la ciencia, otro informe de la University of Texas Southwestern Medical Center señala que leer antes de dormir usando una pantalla activa, es decir, que emite luz (como la de las tabletas o smartphones), altera el ritmo biológico, por lo que puede provocar que tarde más en conciliar el sueño, al encontrarse la persona más activa, menos cansada y por lo tanto, predisponerse a un descanso menos reparador, con un 50% menos de melatonina.
Los libros en papel por otra parte, tienen un alto valor simbólico y al lector le ofrecen la seguridad de que nunca dejarán de funcionar.
Creo que hasta que en la tierra solo vivan generaciones que en su totalidad sean únicamente humanos nativos digitales. Es entonces cuando se verá si el libro de papel desaparece o seguirá coexistiendo.
Por tanto si me lo preguntaran a mí en estos momentos si los libros de papel, son una especie a extinguir, les respondería, sigan una ley que dice:
Cuando un científico pero de edad madura afirma que algo es posible, siempre estará casi en lo cierto. Cuando declara que algo es imposible, lo más probable es que se equivoque
A veces el futuro no es lo que debiera ser
Mientras tanto disfrute de ambos

Artículos y Vídeos de Juan Pablo Álvarez

Deja un comentario