Emprendedor, no pongas todos los huevos en la misma cesta

EMPRENDEDOR, NO PONGAS TODOS LOS HUEVOS EN LA MISMA CESTA

Por Juan Pablo Álvarez

Supongo que conoces un dicho o refrán “No pongas los huevos en la misma cesta” porque “Si se cae la cesta lo más probable es que se romperán todos los huevos”; en cambio, colocar cada huevo en una cesta diversificará el riesgo y como consecuencia obtienes el beneficio de seguir teniendo la gran mayoría de los huevos sin romper.
Sea cual sea el tipo de emprendedor: por necesidad, visionario, inversionista, el que busca oportunidades, por azar, el especialista, el emprendedor, el intuitivo y a nadie de ellos supongo que les gusta perder dinero tengan formación o no. Todos debieran saber y sobre todo los estamentos oficiales que:
El emprendedor por lo general no es una persona rica, más bien desesperada en la España de 2018.
Población actual de España                    45.813.157
Población masculina actual  (49,4%)  22.630.473
Población femenina actual   (59,6%)   23.182.684
La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, afirma que  sólo el (3%) 678915 de los hombres y el (2,1%) 463654 de las mujeres son empresarios en España, Total 1142569
“La tasa de supervivencia de las empresas españolas es de las más bajas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos. Parte de la alta mortalidad empresarial viene explicada por el elevado número de parados, que aboca a la persona que pierde su empleo a emprender y subsistir de forma autónoma en negocios muy arriesgados donde se requiere un mínimo de formación y experiencia”, dato obtenido de Joaquín Maudos, director adjunto del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas y catedrático de Economía de la Universidad de Valencia.
Hay fuentes que arrojan números más penosos, como el 95% de fracasos antes de cinco años. Ser empresario o emprendedor es un reto, no un chollo o quizás lo sea para las arcas oficiales.
Los datos anteriores ponen de manifiesto que ser emprendedor o empresario no es un ser que ha descubierto ningún filón de una mina. No hay más que ver las cifras de mortalidad empresarial y los datos de tamaño de las sociedades muestran, que es muy difícil crear empresas que sobrevivan al paso del tiempo y que superen un mínimo umbral de tamaño en España.
Hay un dicho que dice “se aprende de los errores” pero a ser posible que sean con los de los demás.
Debemos saber y analizar  la causa del fracaso de los demás, solo cuando triunfes publicita para que analicen el tuyo.
Te convertirás en la única persona en todo el mundo que conozca la verdadera historia de ti y de tu empresa o negocio.
Hay dos formas de hacer para que no se rompan los huevos, la de conjugar los ingresos antes de empezar a emprender la aventura.
Una, a través del ahorro propio y dos, mediante el salario de tu cónyuge
La primera es la que nos dice que no debes emprender hasta no tener un “colchón”, en el de la empresa aún es más y maximizar el tiempo de autonomía económica de la familia apoyándose en los ingresos del cónyuge y la ayuda de los hijos mayores de edad que conviven, todos deben tirar del carro en un tiempo indefinido todo el grupo debe ser una piña y sacrificarse para sustentar la familia y así no interferir en la autonomía  del negocio. Es muy pero muy arriesgado.
Hay una tercera de la que no soy partidario, pero antes de morir en el intento, buscar un socio.

Artículos y Vídeos de Juan Pablo Álvarez

Deja un comentario