Emprendedor, la búsqueda del Santo Grial

EMPRENDEDOR, LA BÚSQUEDA DEL SANTO GRIAL

Por Juan Pablo Álvarez

Desde los caballeros de las leyendas medievales hasta Indiana Jones y un largo etcétera, el mito del Santo Grial sigue siendo la reliquia más preciada y deseada. Su búsqueda es una de las que han obsesionado a personas durante milenios y aun hoy en día la copa continúa en búsqueda y captura con el fin de hacerse ricos. Las teorías peregrinas alrededor del mismo siguen con el tiempo y aunque no haya dado resultados, continúan buscándola los ingenuos y perdiendo dinero y tiempo que se los llevan otros. Cosa que pasa con el emprendedor. Espero que no seas tú uno de los ingenuos que creen los cantos de sirena pues lo tendrás crudo, excepto si eres uno de esos que viven de la mamandurria.
Conócete a ti mismo y te protegerás
Lo primero que tienes que saber es la relación que vas a tener con tu empresa y lo que requiere, lo que vas a crear, es importante para que funcione bien.
Conocerse cómo es uno es de vital importancia, porque la empresa que tu crees será simplemente un reflejo de ti. Las razones del posible fracaso es necesario buscarlas desde el inicio.
Debes conocerte a ti mismo y descubrir, por tanto, a esas partes que rechazas. El fracaso o el éxito empiezan ahí. Ser consciente que no es un juguete para un juego de niños.
Según datos de un informe de “Global Entrepreneurship Monitor” de España que hizo un estudio de investigación sobre la actividad emprendedora a nivel mundial, nos dice que las personas que se inician en la aventura de emprender, la mayoría están en la franja de 35 a 44 años, aproximadamente son el 40%. Indicando que los jóvenes entre 18 y 24 años no son los más emprendedores. Por otra parte predominan los hombres por encima de las mujeres.
La actual situación precaria laboral en España obliga a las personas a emprender un negocio sin haber adquirido una preparación que es fundamental. esta carencia les conduce a cometer errores básicos de principiantes no formados, un ejemplo, emprender con productos o servicios que ya ofrece un mercado saturado.
Ayudándoles a caer en ese charco fuerzas externas de su entorno, económico-político-social. aun eso hay que preverlo. No siga ese dicho, que para aprender hay que mancharse en el charco.
En definitiva la gran mayoría de emprendedores no emprenden por una oportunidad de mercado, ni aprenden ni aplican unas reglas de oro básicas y así evitar meterse en ese charco.
El emprendedor o empresario, y no exagero, se juega la vida
La Guía de Valoración Profesional que proporciona a los médicos inspectores y al equipo de Valoración de Incapacidades del Instituto Nacional de la Seguridad Social, es la información más relevante existente en las diferentes clasificaciones y otras fuentes de información laboral, relativa a las competencias y tareas de las profesiones más frecuentes en el mercado laboral español. Para la toma de decisiones:
Se valoran es este apartado la toma de decisiones complejas o de carácter gerencial, y el nivel de responsabilidad dentro de la organización o empresa nos dice lo siguiente: “Es una profesión afectada de una situación de estrés emocional o personal y que tiene más riesgo de infarto”.
Haz lo que quieras pero “cúbrete las espaldas” para que esto no te suceda
Establece mecanismos de prevención, que los hay antes de empezar, que te aseguren tu tranquilidad porque si no la cubres te aseguro tendrás una vida llena de estrés, de soledad, de incertidumbre e incomprensión que te llevará como te descuides al infarto. Si la cubres serás independiente y totalmente libre.
En mi vida empresarial he conocido a personas, algunas de ellas amigos, que les dieron ataques al corazón (Infarto), unos se recuperaron y otros no lo pudieron contar.
Recuerdo que visité a un buen amigo, ya veterano en los asuntos de empresa, recuperándose de un infarto en la cama de un hospital, yo era mucho más joven que él, era una persona curtida en los avatares de una empresa. Nos pusimos a conversar y a lo largo de la conversación me dijo: “¿sabes por qué le da un infarto a un emprendedor?, por el peso de las letras de cambio que se van poniendo encima de su corazón”.
A lo largo de la charla observé que su preocupación no era si él se iba al otro barrio. Su preocupación era la pérdida de trabajo de las setenta personas que estaban trabajando con él durante años.
De él, y otros como él, aprendí una regla de oro:
Todos somos importantes para el buen fin de la empresa. No importa la cantidad de personas que la integran sino el perfil y la calidad humana de todas ellas.
“El emprender es como ir a una guerra”
Pero con alguna diferencia, en una guerra hay triunfadores, heridos y muertos y en el caso del emprendimiento solo hay triunfadores y muertos. Tenlo en cuenta emprender no es un juego de niños.
Mortalidad de las nuevas empresas
Las estadísticas nos plasman una elevada mortalidad y más del 80% de estas empresas no llegan a los cinco años de vida. Por ello no debemos pensar que el emprendedor no trabaje sino que lo hace de forma equivocada, ahí es el punto que debe fijarse.
Todo esto nos lleva a hacernos una pregunta.
¿Por qué otros emprendedores no desaparecen?
Todos ellos a pesar de tener que enfrentarse al mismo problema, algunos de ellos que empezaron con las mismas carencias que los demás, sobreviven, progresan y crecen, hasta llegar a convertir la empresa en su modus vivendi del emprendedor.
Espero que al finalizar este artículo, no creas que sea sólo cuestión de suerte el llegar a la meta sino que debes percibir, percatarte, darte cuenta, reparar, advertir, notar, adivinar que existen unas grandes armas de conocimiento que se deben adquirir antes de emprender.
Regla de oro que debes saber antes de emprender el camino:
Tu empresa será un reflejo de lo que tú eres.
Si tu forma de ser es descuidada tu empresa también será descuidada, si eres chapucero tu empresa será chapucera, si eres desorganizado tu empresa será desorganizada, si eres desmañado tu empresa será desmañada, si eres tosco tu empresa también será tosca, si eres áspero tu empresa también será áspera, si eres inseguro tu empresa también será insegura, si eres perezoso tu empresa será también perezosa.
Atrévete y profundiza esas partes de ti que tanto te cuesta mirar y que tanto te escuecen cuando los demás tienen la temeridad de señalártelas. Es importante que seas consciente de cómo y por qué reaccionas ante diversos estímulos. Es necesario que te observes, sin juzgar y sin entrar en confrontación con tu sensación. Estudia tus pensamientos que afloran por tu mente y de cómo te comportas, y corrígelos.
Cuanto más profundo seas capaz de indagar, más lucidez y respuestas obtendrás. En esta exploración, de conocerse a uno mismo, descubrirás lo arraigados que están tus comportamientos y hábitos contrarios que más pronto o más tarde interferirán en tu empresa.
Antes de emprender reflexiona esta cita de Homero:
«Sí, dioses ¿qué podrían nuestros huéspedes comandar? Van a la guerra, con solo un madero en la mano».
Es triste, pero es así como la mayoría de emprendedores quieren triunfar

Artículos y Vídeos de Juan Pablo Álvarez

Deja un comentario